Modulo 2

 

NAVEGACION

 

Iscariotes

 

 

                                                ISCARIOTES
Description: https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRpxmQ09vlLMGEqzowbyg_uSTLtqBNnwQhve2PnXA5_ID_strbn

 

 

Seguidores de las enseñanzas  del Maestro Judas Iscariote, no exactamente como traidor del Cristo, sino en su enseñanza secreta primordial, como “maestro consciente” que nos habla de la muerte del ego animal.


Dice el V. M. Samael Aun Weor de Judas y los iscariotes:
Téngase en cuenta que Judas, el apóstol del divino Nazareno, no es como dicen aquel traidor. Esa es una calumnia que se levanta contra el apóstol. Judas Iscariote  es el mejor discípulo de Nuestro Señor el Cristo, es un gran hierofante que hizo un papel, se lo aprendió de memoria. Es un drama cósmico, un drama que se ha presentado en todas las épocas y en todas las edades; el drama cósmico es el del Evangelio cristico, ese drama lo trajeron los Elohim a la Tierra, vino de otras esferas.

Y Judas tampoco quería representar ese papel; él quería el papel de Pedro, pero Jesús ya lo había escogido para el papel de Judas, de manera que cada uno de los doce aprendió el papel de memoria. Es una obra de arte, una obra dramática, y cada uno tuvo que aprenderse de memoria su papel; y a Judas le toco aprender ese papel y ensayarlo muchas veces y que coincidiera con las Sagradas Escrituras, tenía que ser perfecto.


Al cumplir ese papel, Judas recibió dharma por millones, por toneladas. Judas Iscariote es un gran maestro. El no quería ese papel tampoco, el no hizo sino repetir lo que había aprendido de memoria, como había que hacerlo, tenía que ser exacto, preciso, en el momento oportuno, todo tenía que ser perfecto de acuerdo con el papel. Pero el no ha traicionado a Jesús jamás, es el mejor discípulo de Jesús. Y no solo hasta ahí llego Judas, sino que descendió hasta el abismo y vive en los mundos infiernos. Yo vi que lo colgaban, le ponían cuerdas cuando yo entraba en el abismo, y se dejaba colgar con una humildad única que mato al ego. El no tiene ego, y allí vive en el abismo, y ¿haciendo qué? Luchando por salvar a los perdidos, a los que no tienen ningún remedio; es como un rayo del Cristo perdido en el abismo, sufriendo por los perdidos, es algo extraordinario. Nadie sabe a dónde ha llegado Judas.


Si hay un hombre que se ha ganado el derecho a entrar en el Absoluto Inmanifestado es Judas Iscariote. Ninguno de nosotros sirve para descalzar a Judas, ni yo mismo me creo capaz de descalzarlo, todavía no me siento capaz, de hacer lo que hizo Judas, yo no me siento capaz, no sé si alguno de ustedes se siente capaz.

Eso de vivir en el abismo renunciando a toda felicidad, desprovisto de ego, sin embargo viviendo en el abismo, tratando de salvar a los perdidos,  ni siquiera en el mundo físico, odiado por todas las multitudes y toda esa cuestión,  considerado como traidor, cuando lo único que ha hecho es obedecer al Señor.


Nadie sospecha, ni remotamente, el sacrificio de Judas en la humanidad. Es el único que ha no tenido honores, para el no ha habido alabanzas, nadie lo ha alabado, que tan muerto estará su ego; de manera que es el mejor de los discípulos que  tiene el Cristo.


Bien, y sin embargo ahora su cuerpo de doctrina es extraordinario; los iscariotes habían estudiado el cuerpo de doctrina de Judas, la muerte total del Ego. Todos los misterios de Judas hay que vivirlos en el mundo causal, los misterios de Judas, la muerte absoluta del ego animal, que no puede quedar nada de ego, puesto que Judas como Maestro no dejo nada de ego; renuncio a todo lo que sepa a felicidad y vive en el abismo entre los perdidos. El mejor discípulo del Señor el más grande de los sacrificados, el que más derecho tiene a la felicidad vive en el abismo, entre los réprobos, entre los que no tienen remedio; esta allí únicamente por amor a la humanidad, tratando de encontrar entre las tinieblas alguien que quiera la luz. Cuando logra encontrar alguien arrepentido, el va a instruirlo, y si logra sacarlo, lo saca del abismo, eso hace Judas. De manera que condenar a Judas es el peor de los delitos.


Al que tenemos que condenar es al Judas interior, ese es su cuerpo de doctrina. Ese traidor que vende al Señor por treinta monedas de plata, que no es otra cosa sino que lo cambia por placeres, por licores, y todas las cosas del mundo; a ese es al que hay que condenar y juzgar, y Judas nos indico eso con su doctrina, esa es su doctrina. La doctrina de él  es la más profunda; la muerte absoluta del ego.  Si hay un hombre que merezca reverencia, ese es Judas Iscariote. La secta  gnóstica de los iscariotes en Europa fue perseguida por la Inquisición; todos los miembros de la secta de los iscariotes fueron quemados vivos en las hogueras que ardían en Europa. De esta manera se oculto para los siglos venideros tan excelsa doctrina esotérico-gnóstica.


Muchos otros grupos existieron en los primeros siglos de nuestra era con características  gnósticas, pre-gnósticas o proto-gnosticas. Hemos destacado aquellos que consideramos más importantes dentro de la información que nos ha legado la tradición.


Maniqueos, Satanianos, Barbelognosticos, Adamitas, Sacoferos, Arrianistas, Coddianos y demás grupos surgieron en su momento, se desarrollaron y finalmente se perdieron en la historia.


Algunos de ellos degeneraron espantosamente y otros simplemente se  desvanecieron. Pero el espíritu primordial del conocimiento gnóstico  prevaleció, entre los fragores y las persecuciones de la Inquisición, de labios a oídos, de maestro a discípulo, hasta nuestra época moderna, quedando confirmado, aclarado y potenciado por los textos encontrados en  Nag Hammadi.